La publicidad y la television

November 18, 2016 | By Thomas Evans | 0 Comments

La televisión es un campo ideal para la publicidad. El poder de sugestión de las imágenes en movimiento, unidas a la música y a las palabras, mucho más poderosas de lo que pensamos a veces, en nuestra propia casa, es indudable.

Por eso, los anuncios publicitarios se han convertido en una parte muy importante de la programación televisiva.

 

Las ventajas de la publicidad en televisión

Está claro que para los anunciantes utilizar la televisión como medio de difusión de sus anuncios es una opción perfecta. Por un lado, por el impacto visual de este tipo de anuncios, que los convierte en muy efectivos. De hecho, cuanto más impacta un anuncio, más permanece en la memoria del espectador, por lo que el producto cobra también relevancia. En este sentido, los anunciantes trabajan mucho en llegar a las emociones de los espectadores, algo que se puede conseguir con la mezcla de
música e imágenes, y que da grandes resultados. Además, la cobertura de la televisión es enorme: un anuncio emitido por este medio llega a miles y miles de hogares, con sus respectivos habitantes, sea cual sea su edad, sexo, formación… Por ejemplo, el partido entre España y Francia en la Eurocopa fue seguido por nada más y nada menos que 10,4 millones de espectadores. Además, el mensaje llega de forma inmediata al televidente, que lo recibe
sin necesidad de moverse de su casa. La televisión es el medio de comunicación por excelencia, y eso es algo que la publicidad ha sabido aprovechar.

Desventajas de la publicidad en televisión

Está claro que no todo son ventajas, y la publicidad en televisión tiene también sus inconvenientes. Por un lado, hay que tener en cuenta el altísimo coste que supone grabar un buen anuncio y sobre todo, hacer que destaque frente a los demás. Para ello, se puede recurrir a grandes estrellas, a impresionantes puestas en escena o a los recursos más variados. Eso sí, siempre teniendo en cuenta que suponen un desembolso importante. Por otro lado, colocar un anuncio en televisión, sobre todo
en prime time, es decir, en las horas de máxima audiencia, también supone un coste. Ante esto, hay que asumir una serie de riesgos, como el hecho de que el espectador cambie de canal al llegar la publicidad o que el exceso de anuncios haga que la atención del espectador sobre un anuncio sea mucho menor. En este sentido, es cierto que las televisiones ya están trabajando, ofreciendo cortes publicitarios en los que solo se emite un anuncio, con lo que el espectador no desconecta. Claro está,
el precio que tiene que pagar el anunciante es muy superior al que pagaría en un bloque de anuncios tradicional.

El futuro de la publicidad en televisión

Lo cierto es que con Internet, que ofrece la posibilidad de ver la televisión on line, los avances en televisión digital, y el rápido ritmo al que se mueve el mundo de la tecnología, la televisión es muy diferente a hace tan solo una década. Por eso, es fundamental que el mundo de la publicidad sepa adaptarse a los cambios continuos de la televisión. Está claro que los anunciantes deben diversificarse y ampliar sus métodos publicitarios. Y es que la televisión no va a desaparecer,
pero Internet y el mundo 2.0, junto a las redes sociales y la televisión on line requieren nuevos modelos publicitarios.